» En Galego
» In English
» Português

Izado de la Bandera del Reino de Galicia en el 25 Julio, Co. BarbanzaFechas de Izado
de la Bandera Gallega

La Bandera en las celebraciones conmemorativas nacionales


Contenidos en esta sección:
» Que es el "Día de Izado de la Bandera"?
» Introducción a la tradición de bandera en los países de Europa
» Propuesta de fechas de izado de la Bandera Gallega

Que es el "Dia de Izado de la Bandera"?

Los días de Izado de la Bandera son fechas festivas o conmemorativas en las que la bandera de un país es izada oficialmente por las instituciones públicas y por los ciudadanos en señal de celebración, memoria, o respeto. Internacionalmente, estos días se conocen con el nombre de "Flag Flying Days". Los ejemplos más comunes de fechas de izado de la bandera son los días nacionales, las fiestas de significación cultural o de origen religiosa, y la celebración de armisticios o de tratados de paz.

Todos los países del mundo regulan por Ley, en mayor o menor profundidad, los usos públicos y privados de sus símbolos nacionales. El reglamento protocolario del uso y tratamiento de la bandera nacional puede incluir instrucciones precisas sobre como izar correctamente la bandera, como guardarla, cuando izarla, en que ocasiones, en que posiciones, etc. Algunos ejemplos publicados en internet de países que regulan detalladamente el uso de su bandera son Australia, Canadá, o Finlandia. En Galicia, la definición y los usos de la bandera gallega están regulados por la Ley 5/1984 de Símbolos de Galicia del 29 Mayo 1984.


Introducción a la tradición de izado de la bandera en los países de Europa

En el mosaico cultural europeo, las costumbres y tradiciones a respecto del uso y legislación de los símbolos propios de cada nación son muy variadas y cambian de país a país. Dos ejemplos ilustrativos de diferentes actitudes y tradiciones culturales a respecto de la bandera son los países de la región escandinava y los países de la región celtoatlántica. Los primeros, son un típico caso del izado de la bandera como verdadera tradición festiva de colorido y participación nacional, regulada por los poderes públicos y popularmente extendida entre la ciudadanía. Los segundos pertenecen al caso tipico de Galicia, donde el contexto regulatorio es menos preciso y la participación ciudadana es flexible tanto en las formas como en las ocasiones.

Chicas en trajes tradicionales ondeando la bandera durante la celebración del 17 Mayo, Día Nacional de NoruegaEn los países escandinavos existe una muy popular y típica tradición de izar la bandera nacional en un número de días concretos del año, que coinciden con fiestas nacionales o festividades conmemorativas. En esas fechas especiales, tanto los poderes públicos como los ciudadanos izan su bandera por todo el país, en edificios y lugares públicos, en las calles, y en los jardines de las casas. Esta costumbre se extendió por los países nórdicos a finales del siglo XIX y se convirtió en una tradición nacional común de Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Islandia, islas Feroe y Åland. En cada uno de estos países existe un calendario oficial de días de izado de la bandera -que coinciden con fiestas nacionales y estan fijados por Ley- en el que la bandera nacional es ondeada en todas las instituciones y edificios públicos (oficinas del gobierno y de la administración, escuelas, bancos, teatros..). A estos días de izado oficial de la bandera se suman otras fechas especiales que por costumbre y tradición son celebradas por la ciudadanía (días de poetas, de festividades religiosas o civiles). Otro uso habitual de la bandera nacional en los países escandinavos es el de acompañar la celebración de cualquer ocasión especial de carácter privado; por ejemplo, en Dinamarca, es común de poner la bandera en el jardín de la casa cuando se celebran cumpleaños, aniversarios o bodas. En las islas de los archipiélagos y lagos de Suecia y Finlandia se iza la bandera para indicar que hay gente en la casa. En Noruega, en el día de su fiesta nacional, el 17 de Mayo, gente de todas las edades llevan una pequeña bandera, en papel, en pin en la chaqueta, o en lazo tricolor.

Aficionados escoceses ondeando banderas de Escocia y banderas históricas del Reino de EscociaEn los países celtoatlánticos de Irlanda, Escocia, Galicia, Gales o Bretaña existe una tradición informal y menos regulada de uso de sus banderas nacionales respectivas. Contrariamente al ejemplo escandinavo, no existe entre la ciudadanía la costumbre popular de izar la bandeira en un numero regular y determinado de días del año, ni de tener un mástil en el jardín de la casa para ondear la bandera en ocasiones especiales. Ademas, fieles al famoso individualismo céltico, son típicamente normales los casos en los que los localismos acaban llevando más protagonismo que la identificación unitaria con una simbología común por encima de cualquier rivalidad intercomarcal. Partiendo de estos condicionantes culturales, se puede aun así afirmar que la tradición ciudadana de uso de la bandera en los países celtas existe, y se manifiesta principalmente en la celebración ocasional de festivales deportivos, folclóricos, o eventos reivindicativos. En los últimos años comenzaron también a surgir otros contextos en los que cada vez es más habitual el uso de la bandera para dar un valor añadido de carácter histórico a viejos castillos, palacios o museos, y que por extensión se aplica en ciertos casos a otros negocios de interes turistíco como alojamientos de camping o turismo rural. Además de estos usos en los variados contextos folclóricos e históricos, hay que subrayar los encuentros deportivos, que juntan sin duda a la mayor concentración de banderas nacionales en eventos de masas. Es costumbre habitual entre los hinchas de futbol celtoatlánticos de llevar banderas nacionales al estadio para dar color y apoyar al equipo local. Estas banderas pueden ser tanto la bandera nacional oficial como otras banderas nacionales alternativas, históricas o comarcales. Un ejemplo de esto son los partidos de la selección escocesa, donde es normal que un aficionado lleve la bandera oficial de San Andrés y otro lleve la bandera histórica del Reino de Escocia. Otro ejemplo más son los encuentros de la selección irlandesa, donde muchos hinchas acuden a apoyar al equipo nacional ondeando sus banderas comarcales. Esta práctica de exhibir varias banderas para identificarse con un único pais -que sería excepcional e incorrecta en el protocolo tradicional de bandera de los países escandinavos- es absolutamente normal y corriente en la tradición cultural de los países celtas, donde los cuidadanos utilizan libre y flexiblemente banderas diferentes como expresión individualizada de preferencias personales de símbolos.


Propuesta de Fechas de Izado de la Bandera Gallega

Cada país tiene sus días en los que es tradicional izar la bandera, tanto por las autoridades públicas como por aquellos ciudadanos a título individual que así lo deseen. Las fechas de izado de la bandera son normalmente fiestas nacionales, celebraciones de origen religiosa o conmemoraciones militares. En los países escandinavos, por ejemplo, los días oficiales de izado de la bandera son anunciados cada año por el gobierno y publicados en sus websites y en los calendarios y almanaques. En Galicia no hay días oficiales de izado de la bandera como en Escandinavia, aunque de un modo parecido el Gobierno Gallego anuncia todos los años el calendario laboral de la Comunidad Autónoma en un decreto publicado en el Diario Oficial de Galicia. Basados en el criterio de conmemorar las festas oficiales ya existentes y otras no-oficiales que también forman parte popular de la historia y cultura gallega, sugerimos a continuación una propuesta de fechas de izado de la Bandera Gallega (orden cronológico):


Festividades y conmemoraciones nacionales:
Mayo 17 - Día de la Lengua y de las Letras Gallegas.
Junio 28 - Primer Estatuto de Autonomía de Galicia, 1936.
Julio 25 - Sant-Iago, Dia Nacional de Galicia.
Agosto 17 - Día de los Mártires Gallegos.
Septiembre 17 - Coronación de Afonso Raimundes Rex Gallaeciae, restauración de la Dinastía Real Galaica.
Diciembre 21 - Segundo Estatuto de Autonomía de Galicia, 1980.

Festividades religiosas:

49 días antes de Pascua - Entroido o Carnaval.
Primer domingo tras la luna llena siguiente al equinocio de primavera - Pascua o Viernes Santo.
Mayo 1 - Os Maios o festival vegetal.
Junio 24 - San Xoán o San Juan.
Noviembre 1 - Día de Todos los Santos.
Noviembre 11 - San Martiño o San Martin.
Diciembre 8 - Inmaculada Concepción.
Diciembre 25 - Día de Navidad.

Festividades civiles:

Enero 1 - Día de Año Nuevo.
Mayo 1 - Fiesta del Trabajo.

Conmemoraciones militares:

Enero 14 - Acogida gallega de los refugiados irlandeses de la Batalla de Kinsale, 1602.
Abril 3 - Batalla de Nájera, victoria de la alianza atlántica sobre la coalición mediterránea, 1367.
Abril 26 - Batalla de Cacheiras y Mártires de la Libertad, 1846.
Junio 8 - Batalla de Ponte San Paio: Liberación de Galicia de la ocupación francesa, 1809.
Septiembre 1 - Batalla de Tamarón, destronamiento de la dinastía real galaica, 1037.
Diciembre 17 - Ejecución de Pardo de Cela, comienzo de los llamados Siglos Oscuros, 1483.


Significación de las festividades y fechas de conmemoración nacional
Sant-Iago, Santo Patrón de Galicia
Julio 25 - Sant-Iago, Día Nacional de Galicia

La tradición del apóstol Sant-Iago en Galicia empezó a comienzos del siglo IX, cuando el culto a la antigua capilla y lugar de reposo de Prisciliano en la Arca Marmórica fue substituido y reconducido hacia un santo de prestigio más acorde con los dictados de la Iglesia de Roma. La fecha del 25 Julio como día de Sant-Iago fue fijada en el Martyrologium de Usuard de Saint-Germain-des-Prés, escrito alrededor del año 865. En el siglo XII el más alto representante de la Iglesia Gallega, el Arzobispo Diego Gelmires, promocionó internacionalmente Sant-Iago en una magistral estrategia de marketing que convertió a Galicia en un destino de peregrinación más popular que Roma o Jerusalem. Desde aquella, el 25 Julio, Día de Sant-Iago, empezó a celebrarse como la fecha más significativa del calendario gallego. En el año 1120, Diego Gelmires espero hasta el 25 Julio para anunciar solemnemente las bulas papales que elevaron a Santiago de Compostela al rango de Séde Metropolitana con autoridad eclesiástica sobre toda la antigua Gallaecia. En el año 1386, el Duque de Lancaster esperó hasta el 25 Julio para desembarcar en Coruña y presentarse ante la población como legítimo soberano del Reino de Galicia. Tras el paréntesis de los cinco llamados Siglos Oscuros (s.XV-s.XX), el 25 Julio, Día Nacional de Galicia, fue recuperado y organizado anualmente por la organizacion cultural Irmandades da Fala desde el año 1920. Durante las décadas oscuras de la dictadura militar franquista, el 25 Julio, Día Nacional de Galicia, continuó celebrándose por los galegos exiliados por todo el mundo. El 25 Julio 1948, el Presidente del Consello de Galicia (Gobierno de Galicia) en el exilio, Afonso Daniel Rodríguez Castelao, pronunciaba su famoso y emotivo discurso "Alba de Groria" en el Centro Gallego de Buenos Aires. La celebración de los actos del 25 Julio como Día Nacional de Galicia en Santiago de Compostela estuvo prohibida por las autoridades españolas hasta varios años después del final de la dictadura. Con más de un milenio de historia, el 25 Julio es el Día Nacional de Galicia, y como tal, es la principal fecha del año para ondear las banderas gallegas al viento.
Rosalía de Castro, autora de los "Cantares Gallegos"
Mayo 17 - Día de la Lengua y de las Letras Gallegas
En 1863 Rosalía de Castro publicaba su libro "Cantares Gallegos", considerado como la primera gran obra de la literatura gallega contemporánea, y que representó un importante progreso en el Rexurdimento (resurgir) cultural de Galicia. En el año 1963, coincidiendo con el centenario de la publicación de los "Cantares Gallegos", la Real Academia Gallega decidió dedicar un día del año para honrar al idioma y a los intelectuales gallegos. Desconocida la fecha exacta de publicación de "Cantares Gallegos", se escogió el 17 Mayo como fecha a celebrar por ser en aquel día cuando Rosalía de Castro le dedicó un ejemplar de su libro a otro poeta, Fernán Caballero. El Día de las Letras Gallegas fue acogido inmediatamente como fiesta nacional por toda la sociedad gallega, desde los círculos intelectuales hasta los ambientes populares. Desde el año 1963, todos los 17 Mayo, Día de las Letras Gallegas, los gallegos celebramos nuestra lengua desde el recuerdo de la vida y obra de un intelectual gallego diferente.

I Estatuto de Autonomía de Galicia, 1936Junio 28 - Primer Estatuto de Autonomía de Galicia, 1936
El 28 Junio 1936 Galicia organizó un Referendum democrático para decidir su futuro económico, político y cultural. En aquel tiempo, todo cualquier asunto relativo a Galicia era decidido y despachado en Madrid. El Referendum, fruto de la iniciativa política y de años de trabajo del Partido Galeguista, le preguntaba a los gallegos si deseaban gobernarse a ellos mismos autónomamente como país en el marco de un estado español federal. De un censo total de 1.343.135 votantes, 993.351 gallegos y gallegas votaron "SI" a un Estatuto de Autonomía para Galicia, frente a 6.161 votos contrarios. El 28 Junio, los gallegos decidían democráticamente autogobernarse con y desde instituciones políticas gallegas, en el marco de un estado español federal.

Agosto 17 - Día de los Martires Gallegos

Un mes después del voto de los gallegos por la Autonomía de Galicia en 1936, el militar Francisco Franco intentaba un golpe de estado y, con el apoyo de aliados como Adolf Hitler y Benito Mussolini, comenzaba una guerra contra el gobierno constitucional elegido democráticamente por los españoles. En Galicia, las atrocidades cometidas por los golpistas alcanzaron una magnitud equivalente a masacres similares que son hoy rememoradas en otros países del mundo como genocidio cultural. Día de la Galicia Mártir, rememorando el asesinato de Alexandre Bóveda, 17 Agosto 1936Las víctimas de esta masacre fueron los galleguistas, seguidos de otros militantes del sindicalismo, agrarismo, y de movimientos asociativos. En Galicia, estas víctimas no murieron luchando en ningún frente de ninguna guerra. Fueron asesinadas selectivamente, nombre por nombre, casa por casa, de noche y de día, llevados a punta de pistola a cunetas y a pelotones militares de ejecución. Según el profesor de la Universidad de Santiago Ramón Maiz, el número de gallegos que los militares y milicias golpistas pasaron por las armas fue entre 27.000 y 30.000; hombres y mujeres, dirigentes y militantes del galleguismo, sindicalismo y de la intelectualidad gallega. La práctica totalidad de los redactores del Estatuto de Autonomía de Galicia fueron ejecutados. La mayoria de los 3.000 militantes del Partido Galeguista fueron ejecutados. Muchos miles de personas más lograron huir, sumándose al éxodo masivo de gallegos a las Américas: alcaldes, políticos, profesores, abogados, catedráticos, funcionarios, escritores, artistas... El exterminio y destierro de esos miles de cerebros, productores de pensamiento y constructores de iniciativas, fue proporcionalmente un número demasiado grande para un país del tamaño de Galicia. Esta "limpieza ideológica", comparable en número a las realizadas en la ex-Yugoslavia, destruyó vidas, destruyó familias, y destruyó un país que se encontraba en una edad de oro cultural y creativa. Uno de aquellos miles de galleguistas asesinados por los franquistas fue Alexandre Bóveda, Secretario de Organización del Partido Galeguista. En el amanecer del 17 Agosto 1936 lo llevaron al Monte da Caeira, lo amarraron a un pino, y le pegaron cuatro tiros. Alexandre Bóveda tenia 33 años, estaba casado y tenia cinco hijos. Como tantos otros galleguistas, era católico practicante. Despues de su muerte, los franquistas mandaron cortar el arbol en el que Bóveda habia sido asesinado, porque los pontevedreses empezaban a llevar trocitos del arbol como reliquias. Rememorando el asesinato de Alexandre Bóveda, desde el año 1942 los galleguistas en el exilio instituyeron el día 17 Agosto como Día de los Mártires Gallegos, en homenaje a todos los hombres y mujeres que en la milenaria historia de esta nación fueron represaliados o murieron por defender a Galicia

Septiembre 17 - Coronación de Afonso Raimundes Rex Gallaeciae, restauración de la Dinastía Real Galaica, 1111

Afonso Raimundes, Rex Gallaeciae (1111-1157) en el tombo de la Catedral de SantiagoDurante siglos, el Reino de Galicia había sido el más poderoso de todos los reinos cristianos del sur de Europa. Los monarcas galaicos de los reinos de Galicia y León, el territorio de la antigua Gallaecia, eran escogidos por la nobleza gallega, eran reyes gallegos que hablaban en gallego, se educaban en Galicia, gobernaban en gallego, y eran enterrados en Galicia. Esto cambió despues de la Batalla de Tamarón de 1037, cuando el rey Vermudo III de Galicia y León fue derrotado por el conde Fernando I de Castilla, y como consecuencia una foránea dinastía real navarro-castellana se hizo con el trono de Galicia y León durante medio siglo. Pero ni Fernando I de Castilla ni su hijo Alfonso VI fueron aceptados como monarcas por los gallegos, y en 1085 el Reino de Galicia se sublevó contra su autoridad. Los gallegos fueron derrotados por el monarca castellano y castigados severamente. La máxima autoridad de la Iglesia Gallega, el Obispo de Santiago, Diego Pelaes, mentor y predecesor de Diego Gelmires, fue castigado con el exilio, acusado de conspirar para proclamar como Rey de Galicia a Guillermo I 'El Conquistador' de Inglaterra. Despues de esta rebelión, Alfonso VI aplicó el proverbio "divide y vencerás", partió el Reino de Galicia en dos mitades, y para evitar problemas mayores delegó en 1090 el gobierno de la Galicia norte al Conde Raimundo de Borgoña, y el gobierno de la Galicia sur a su primo Henrique de Borgoña. La nobleza galaica aceptó inmediatamente a los dos condes de la Casa de Borgoña. Las buenas relaciones entre galaicos y burgundios ya venían de hacía mucho tiempo, desde la alianza de los dos estados en el siglo VI, cuando el rey Gontran de Borgoña enviara tropas para ayudar al rey Andeca de Gallaecia en la guerra contra los hispanovisigodos. Cinco siglos más tarde, los burgundios volvían a la vida política galaica. El Conde Raimundo de Borgoña, nuevo gobernante del Reino de Galicia, recibió la crucial amistad y garantía del Conde Pedro Froilaz de Trava, el más poderoso noble gallego. En correspondencia, Raimundo le confió al Conde Froilaz la educación y custodia de su hijo, el príncipe Afonso Raimundes. Raimundo de Borgoña governó el Reino de Galicia durante dos décadas, con el apoyo de la nobleza galaica. Fallecido en el año 1107, el burgundio fue enterrado con honores de monarca en el Panteón de los Reyes Gallegos de la Catedral de Santiago. Galicia necesitaba un nuevo Rey y ese rey tenia que ser gallego. Durante todos aquellos años, el joven Afonso Raimundes había sido educado para ser rey por el más respetado noble del Reino de Galicia, el Conde Pedro Froilaz de Trava, y por la máxima autoridad de la Iglesia Gallega, el Obispo Diego Gelmires. La nobleza y la Iglesia galaica buscaron aliados en el exterior para restaurar una dinastía gallega en el trono de Galicia. Un representante de la poderosa Iglesia de Cluny fue a Galicia a negociar con Gelmires el apoyo de Borgoña a la estrategia gallega. El enviado de Cluny era el mismísimo Arzobispo burgundo Guy de Vienne -posteriormente Papa Calixtus II- hermano del Conde Raimundo y tío del príncipe Afonso Raimundes. Gallegos y burgundios tenían una agenda muy importante. Los gallegos querían recuperar su hegemonía dinástica en las casas reales de Galicia y León. Los de Cluny apoyaban la causa de un monarca gallego de dinastía burgundia. Y así se hizo el 17 Septiembre 1111. En una glamorosa ceremonia en la Catedral de Santiago, ante los ojos de nobles y notables llegados de todas partes del Reino de Galicia, el príncipe Afonso Raimundes era coronado Rey Afonso VII de Galicia por el obispo de la Iglesia Gallega, Diego Gelmires. El Conde Froilaz y el Obispo Gelmires tenían buenas razones para disfrutar de la sidra y del vino durante el banquete real, como cuenta la Historia Compostelana: gracias a ellos, el Reino de Galicia había vuelto a recuperar su dinastía real galaica. Aun más, en 1135 Afonso Raimundes se hacía coronar Imperador en el trono de León con la presencia de la nobleza y de la Iglesia gallega. Galicia había vuelto a recuperar sua predominancia politica, colocando a un rey gallego como Imperador de territorios desde el Atlántico hasta el Ródano, en una extensión territorial que ningún rey galaico alcanzara desde el Galliciense Regnum. El 17 Septiembre 1111, con Afonso Raimundes, se restauraba la dinastía real de reyes gallegos que se educaban en Galicia, gobernaban en gallego y se enterraban en Galicia, una dinastía que continuó con los reyes Fernando II de Galicia y León (1157-1188), Afonso IX de Galicia y León (1188-1230), y Fernando III de Galicia y León (1230-1252).

II Estatuto de Autonomía de Galicia, 1980Diciembre 21 - Segundo Estatuto de Autonomía de Galicia, 1980

El 21 Diciembre 1980, casi medio siglo después de la aprobación del Primer Estatuto de Autonomía de Galicia, los gallegos fueron llamados a un nuevo referendum para confirmar si deseaban gobernarse con instituciones políticas propias. El nivel de Autonomía a referendar era muy limitado comparado con el aprobado en 1936, y las fuerzas políticas con representación en Galicia se mostraron fuertemente divididas sobre la nueva propuesta de Estatuto. Pese a esta confusión social, que se tradujo en un alto porcentaje de abstención, el 21 Diciembre el 73% de los votantes dijeron "SI" a un II Estatuto de Autonomía que confirmó a Galicia como 'nacionalidad histórica' y que la dotó de un Parlamento legislador, de un Gobierno ejecutivo y de un Tribunal de Justicia que desde entonces gobiernan Galicia desde Galicia.



Significación de las fechas y festividades religiosas y civiles

Cruz celta en la Catedral de Santiago de CompostelaFestividades religiosas:
En todos los países de Europa existen una serie de fechas en el calendario marcadas anualmente como días festivos. Originalmente, esas fechas correspondían con celebraciones religiosas cristianas o cristianizadas. En los tiempos actuales, una parte de la población gallega todavía celebra estas fiestas desde su dimensión religiosa, mientras que para otra parte de la población la fecha es únicamente interpretada como un día de descanso del calendario. Independientemente de las creencias religiosas de cada uno, los países con tradición de izado de bandera toman la natureza festiva del día como ocasión para añadir más color a la fecha izando la bandera nacional. Las principales fechas en el calendario religioso gallego (ritos cristiano-católico y céltico) son: Entroido o Carnaval, de carne vale, última oportunidad de excesos carnales y festejos profanos antes del periodo triste de la Cuaresma (fecha variable, celebrada 49 días antes de la Pascua), Pascua o Viernes Santo, resurreción del Cristo (fecha variable, celebrada en el primer domingo después de la luna llena siguiente al equinocio de primavera); Os Maios o fiesta vegetal de la fertilidad (1 Mayo); San Xoán o solsticio de verano (24 Junio); Día de Todos los Santos o tambien Samain,Os Maios día de los muertos (1 Noviembre); San Martiño o San Martín, equinocio de otoño y de fiestas agrarias como la Matanza del cerdo (11 Noviembre); Inmaculada Concepción o inmunidad de la Virgen María del pecado original (8 Diciembre); Día de Navidad o nacimento del Cristo (25 Diciembre). Estas fiestas religiosas coinciden en fecha con el calendario dictado por la Iglesia Católica Romana, que representa el rito cristiano mayoritario entre la población gallega. Algunas de estas festividades comparten una doble significación cristiana y no-cristiana. La significación religiosa no-cristiana de estas festividades es habitualmente referida como pagana o céltica, y también coincide en fecha con otras antiguas tradiciones conservadas en otras partes de Europa; por ejemplo Os Maios (celebrados también en Gran Bretaña e Irlanda); los fuegos de solsticio o de San Xoán (celebrados también en Gran Bretaña, Irlanda y Escandinavia); Todos los Santos o Samain, (todavia conservada en Galicia, famosa por ser llevada por los irlandeses a América y desde alli volver reconvertida en fiesta carnavalesca del Halloween); el equinocio y fin del calendario agrícola en San Martiño (también celebrado en Escandinavia, Irlanda y Gran Bretaña).

Festividades civiles:
Junto a las anteriores celebraciones de origen religiosa, el calendario festivo tiene también un número de ocasiones civiles, siendo las más importantes el Día de Año Nuevo (1 Enero) y la Fiesta del Trabajo (1 Mayo). El primero parece obvio, por razones prácticas, muy pocos gallegos estarían en condiciones de ir a trabajar inmediatamente después de los excesos cometidos en la noche de fiesta anterior. La segunda festividad, el 1 Mayo, es una celebración de los derechos civiles de todos los trabajadores, celebrada en mayor o menor oficialidad por toda Europa y otros países del mundo.


Significación de las fechas de conmemoración militar

Septiembre 1, Batalla de Tamarón, destronamiento de la Dinastía Real galaica, 1037:
Rei Vermudo II de Galicia y LeónEl Rey Vermudo II de Galicia y León y su vasallo el Conde Fernando I de Castilla tenian una disputa irreconciliable sobre los límites territoriales de su condado castellano. La guerra entre rey y vasallo estalló en el año 1037 y en septiembre los dos ejércitos se enfrentaban en la Batalla de Tamarón, en tierras castellanas. Se conservan pocos escritos históricos con detalles de esta batalla, que algunas fuentes situan en el 1 de septiembre y otras dicen que tres días más tarde. Fernando de Castilla contaba con la ayuda militar de se aliado político, el rey García de Navarra. Según las crónicas castellanas de Silos, "Ya los dos ejércitos se miraban retadores con las armas deslumbrantes, cuando Vermudo, lleno de audacia y de osadía, clava el aguijón de la espuela a su famoso caballo Pelagiolo y, ansioso de lucha, parte con rápida carrera, tensa la lanza, entre las apretadas filas del enemigo; pero la muerte acerba, a quien ningún mortal puede vencer, le echa por tierra en aquel impetuoso galopar, mientras el feroz García y Fernando arrecian en la lucha, cayendo en torno a él siete de sus más fuertes guerreros". La dinastía real galaica de Galicia y León recibio una importantísima derrota. Muerto Vermudo, una nueva dinastía navarro-castellana se apropió del trono de Galicia y León. En principio, esto podría parecer solamente un pequeño accidente histórico, ya que menos de un siglo más tarde los gallegos volvían a recuperar sus tronos de Galicia y León con Afonso Raimundes. Pero la entrada de aquella dinastía navarro-castellana en los reinos de Galicia y León tras la Batalla de Tamarón tuvo graves repercusiones posteriores. Aplicando la fórmula "divide y vencerás", la foránea monarquía navarro-castellana partió inteligentemente al Reino de Galicia en dos, separando el condado gallego de PortuGal del resto del reino y debilitando las posibilidades de reacción militar. Aun así, los galaicos tardaron menos de un siglo en enderezar la situación, desalojando a la dinastía navarro-castellana y restaurando su tradicional hegemonía política en los tronos de Galicia y León para los siguientes tres siglos. Pero la Batalla de Tamarón fue la gran derrota que permitió que por primera vez en la historia un monarca castellano se sentase en el trono de Galicia, y causó que parte de la Gallaecia meridional, el condado de entre Douro y Minho, primera capital del Galliciense Regnum, hoy esté separada del resto de Galicia. El 1 Septiembre 1037 fue una fecha desafortunada que hipotecó la evolución histórica de Galicia y que merece ser recordada.

Abril 3 - Batalla de Nájera, victoria de la alianza atlántica sobre la coalición mediterránea, 1367:
Durante casi cinco siglos, los señores gallegos habían dominado la dinastía monárquica de sus reinos y se habían rebelado cuando su monarca no era el que querían. Aprovechando las Guerras Sucesorias al trono de Castilla de 1366-1371, el Reino de Galicia apostó por volver a poner un monarca 'de la casa' para retomar el control político que había empezado a perder durante ese siglo. La apuesta monárquica 'de la casa' de los gallegos fue el Rey Pedro I, apodado 'El Cruel', hijo del rey Afonso XI y de la princesa María de Portugal, y primo del Príncipe de Gales. La opción de los castellanos fue Enrique 'El Bastardo', también conocido con los nombres de 'Enrique II de Castilla' o 'Enrique de Trastamara' (el título de los grandes condes gallegos de TrasTamara pasó a ser colección de la monarquía castellana en el siglo XIII al morir sin herederos el ultimo de los TrasTamara, Roi Gomes). Apoyado por los gallegos, el Rey Pedro I Batalla de Nájera, 3 Abril 1367reinó sobre Galicia, León y Castilla desde 1350 hasta que su hermano ilegítimo Enrique 'El Bastardo' usurpó el trono en el año 1369, ayudado por sus vasallos castellanos en coalición con aragoneses, catalanes y franceses. Pedro I se refugió entonces en el Reino de Galicia, protegido por los condes gallegos más importantes de la época, los Castro, desde donde prepararon el contra-ataque militar formado por la alianza atlántica de tropas gallegas, portuguesas y británicas. En el día 3 Abril 1367 la alianza atlántica del Rey Pedro I derrotaba a la coalición mediterránea de Enrique de Castilla en la Batalla de Nájera. El monarca de los gallegos retomó así el control del reino de Castilla durante dos años, hasta que 'El Bastardo' acuchilló y mató a traición al Rey Pedro I en sus aposentos en el 23 Marzo 1369, usurpando nuevamente el trono castellano. Asesinado el Rey Pedro I, los gallegos decidieron proclamar rey a Fernando I de Portugal, último descendiente de la dinastía galaico-burgundia, que reinó en Galicia entre los años 1369-1371, hasta que los ejércitos castellanos finalmente terminaron por conquistar el Reino gallego. Las hijas de Pedro I, Constanza e Isabela, fueron llevadas a salvo y casadas respectivamente con John of Gaunt y con Edmund of Langley, hijos del Rey Edward III Tudor de Inglaterra y hermanos del Príncipe de Gales, que habían luchado junto a las tropas gallegas en la Batalla de Nájera. Gracias a este matrimonio, el Reino de Galicia considero a John of Gaunt, Duque de Lancaster, como legítimo heredeiro del linaje del Rey Pedro I. El Duque de Lancaster llegó a ser gobernante regente del Reino de Inglaterra y ayudó militarmente a Portugal en la Batalla de Aljubarrota, el 14 Agosto 1385, derrotando una vez más a la coalición enemiga castellano-francesa. Después de la victoria en Aljubarrota, el Duque de Lancaster dejó la regencia de Inglaterra y se embarcó con destino a Galicia en su calidad de legítimo heredero del linaje del Rey Pedro I. El dia 25 Julio 1386, día del Santo Patrón de Galicia, el Duque de Lancaster llegaba al puerto de Coruña con su familia -la princesa Constanza y sus hijas- y con un ejército de 1500 lanzas y arqueros, siendo bienvenidos y aclamados como reyes por la población. Los castellanos corrieron inmediatamente a aliarse con los franceses una vez más para hacer frente a la renovada alianza galaico-británica. La alianza atlántica había ganado las decisivas batallas de Nájera y Aljubarrota, y ahora todo estaba dispuesto a ir por la tercera. Esta tercera victoria sobre los castellanos devolvería al Reino de Galicia su histórico control dinástico sobre los tronos vecinos de León y Castilla. Pero en la primavera del año 1387 el ejército del nuevo governante de Galicia fue desastrosamente contaminado de Peste Negra poco antes de entrar en batalla contra la coalición castellano-francesa. Diezmado por las bajas y enfermedades, sufriendo de "gran mortandad" en sus tropas, el Lancaster no tuvo más remedio que aceptar negociaciones de paz con el nuevo rey Juan I de Castilla. La alianza atlántica siempre había sido más fuerte en el campo de batalla, pero por causa de la peste o por regicidio bastardo las guerras se habían decidido lejos del campo de batalla. Las consecuencias políticas de esta pérdida fueron nefastas para Galicia. El reino quedó gravemente debilitado y los castellanos aprovecharon la situación para la Doma y Castración que dejaría a Galicia sumida en los Siglos Oscuros. El izado de la bandera en el 3 Abril, día de la victoria en la Batalla de Nájera, recuerda positivamente a un Reino de Galicia luchador y ambicioso, que apostaba para ganar, y que ganó gracias a la alianza atlántica con portugueses y británicos, una alianza atlántica que continuó repitiéndose en la batalla de Aljubarrota y en la campaña del Duque de Lancaster.

Diciembre 17 - Ejecución de Pardo de Cela, comienzo de los Siglos Oscuros, 1483:
El Reino de Galicia había perdido dos guerras cruciales, primero apostando por el Rey Pedro I y después por el Duque de Lancaster. La repercusiones políticas de esta doble pérdida fueron muy graves. En la práctica, Galicia se quedó sin rey proprio, en una situación de desgobierno de facto: los sucesivos reyes castellanos Juan I, Enrique III, Juan II y Enrique IV gobernaban para Castilla pero se desentendían de gobernar Galicia porque carecían de autoridad efectiva en el reino gallego. Ninguno de aquellos reyes castellanos, por ejemplo, puso nunca un pié ni asomó la cabeza en territorio gallego. Galicia se había convertido en un reino a la deriva, sin rey ni ley, gobernada desordenadamente por un múltiple mosaico de nobles que habían perdido enormes recursos en dos ambiciosas guerras que resultaron en dos fracasos ruinosos, y que necesitaban más finanzas para recuperar poder y capacidad de influencia política y militar. La situación fáctica de desgobierno y de vacío de autoridad permitió una espiral generalizada de inseguridad y delincuencia que terminó en un periodo de Guerra Civil conocido como las Guerras Irmandiñas. El Mariscal Pedro Pardo de Cela, ejecutado en Mondoñedo el 17 Diciembre 1483Desde 1431 hasta 1469, la Guerra Civil Irmandiña enfrentó a gallegos contra gallegos, principalmente la parte de las clases medias y bajas gallegas contra parte de las clases medias y gobernantes. El bando irmandiño ganó la primera parte de la guerra y provocó el exilio de las élites gallegas fuera de Galicia. Los principales nobles de Galicia -el Conde de Lemos, el Conde de Soutomaior, el Mariscal Pardo de Cela y la cabeza de la Iglesia Gallega, el Arzobispo Fonseca- fueron acogidos por el Reino de Portugal. El Mariscal Pardo de Cela era el yerno heredero de las posesiones de los Lemos (en aquel entonces el linaje noble más importante del país), un hombre con ambición y el mejor situado para tomar el liderazgo de un reino de Galicia carente de rey. En el año 1469, con la ayuda del Reino de Portugal, los nobles gallegos contraatacaron militarmente y derrotaron definitivamente a los irmandiños. Pero la Guerra Civil irmandiña no benefició a nadie y todas las partes salieron perdiendo. La guerra había dañado enormemente a la economía del reino y había dejado al país gravemente exausto e indefenso por culpa del más de un ciento de castillos que los irmandiños destruyeron durante la Guerra Civil. El Mariscal Pardo de Cela comprendió que la guerra había dejado al reino en situación crítica y se mostró muy enfadado con sus vasallos. La nobleza gallega, ya exhausta después de dos siglos de progresiva pérdida de poder político y militar, recebió con la Guerra Civil Irmandiña un duro golpe que la dejó todavía más débil y vulnerable. Y aun así, los nobles gallegos hicieron un último esfuerzo para recuperar su histórico control político de la dinastía real. Fue durante la guerra sucesoria al trono de Castilla, entre 1475-1479. Los castellanos apoyaron a Isabel 'La Católica' y Fernando de Aragón, representantes de una unión mediterránea. Los gallegos apoyaron a Juana 'Beltraneja' y a Afonso V de Portugal, más a favor de los intereses atlánticos. El bando castellano-mediterráneo ganó en Castilla pero no en Galicia, y los gallegos se negaron a aceptar a Isabel 'La Católica' y Fernando de Aragón como reyes. El liderazgo militar gallego fue asumido principalmente por el Conde Pedro 'Madruga' de Soutomaior y sobre todo por el Mariscal Pardo de Cela, heredero de las extensas posesiones de los Lemos. Extremadamente debilitado por culpa de la Guerra Civil Irmandiña, y con prácticamente todas sus defensas militares destruidas, el Reino de Galicia acabó siendo conquistado por los ejércitos castellano-mediterráneos con "crueldad, y era entonces necesaria; y por eso se hacían muchas carnecerias de hombres". El último en caer fue el Mariscal Pardo de Cela, en el año 1483, traicionado por uno de los suyos en el Castillo de A Frouxeira, pero nunca derrotado en batalla tras ocho largos años de oposición armada a los 'Reyes Católicos' de Castilla y Aragón. El Mariscal había demostrado su natural talento militar y de liderazgo politico desde la Guerra Irmandiña. El Mariscal era el señor de las tierras britonienses y el yerno heredero de los estados de los Lemos, y como tal, sería un día el mayor noble de todo el Reino de Galicia. El Mariscal era un hombre resoluto que en todo caso supo liderar las causas gallegas que el consideró mejor para los intereses políticos del Reino gallego. Para los 'Reyes Católicos' de Castilla y Aragón, El Mariscal era un peligroso rival político que había que eliminar. El día 17 Diciembre 1483, el último defensor de la soberanía del Reino de Galicia era decapitado por orden de los reyes castellanos en ejecución pública sumarísima en la Plaza de Mondoñedo, delante de su pueblo. Según la tradición, la cabeza del Mariscal marchó rodando como un santo hasta llegar a la puerta de la Catedral, al mismo tiempo que gritaba "CREDO!, CREDO!, CREDO!". El día 17 Diciembre 1483 era ejecutado el último líder gallego con ambiciones políticas gallegas y comenzaban los Siglos Oscuros, en una estrategia planificada desde la corte de Castilla que el cronista cortesano e inquisidor Jerónimo de Zurita, denominó "Doma y Castración del Reyno de Galizia".

Enero 14 - Acogida gallega de los refugiados irlandeses de la Batalla de Kinsale, 1602:
Irlanda, año 1592. El conde Hugh O'Neill, liderando lo que aun quedaba de la nobleza gaélica, decidió rebelarse contra la ocupación inglesa en la Guerra de los Nueve Años. En el año 1600, el abad del convento de los franciscanos de Santiago de Compostela era nombrado Arzobispo de Dublín, y el rey de las españas Felipe III decidía enviar un contingente militar a Irlanda con la intención de vengarse de los ingleses por el ridículo hecho con su Armada Invencible de 1588. En el año 1601 salían del puerto de Coruña con destino a Irlanda varios contingentes de tropas de los reinos de Galicia y de Castilla. Parte de las tropas capitaneadas por el castellano Juán de Águila se perdieron en el atlántico y parte fueron capturadas por los ingleses al desembarcar en Irlanda. Memoria de la Batalla de Kinsale, en la que combatieron tropas gallegasEn cambio, un contingente de tropas gallegas capitaneadas por el santiagués Alphonso Ocampo juntó sus fuerzas con las del irlandés O'Donnell en Castlehaven y luego se dirigió al encuentro del ejercito inglés en el lugar de Kinsale, cerca de la ciudad de Cork, donde entraron en batalla luchando al lado de los líderes de la rebelión, los condes O'Neill y O'Sullivan. "O'Campo" luchó bravamente y fue calificado de "gallant leader" por Thomas D'Arcy McGee en su Popular History of Ireland. Pero los refuerzos no fueron suficientes y la rebelión irlandesa fue derrotada en la Batalla de Kinsale, con consecuencias desastrosas para el Eire. Igual que pasó en Galicia con la Doma y Castración, lo que quedaba de la derrotada nobleza irlandesa o fue ejecutada o tuvo que abandonar el país antes de ser capturados. Las posesiones de los nobles irlandeses fueron confiscadas y repartidas entre la nobleza inglesa. Irlanda caía en sus Siglos Oscuros. Comenzó entonces un exilio masivo de familias de nobles rebeldes irlandeses que huían de la represión inglesa. Emigrando principalmente desde los puertos de Galway y Waterford hasta el de Coruña, el Reino de Galicia fue el primer lugar de llegada de aquellos miles de refugiados, muchos de los cuales decidieron quedar a vivir en esta tierra, que tanto les recordaba a la que habían tenido que abandonar. Uno de estos nuevos gaélico-galaicos era el propio O'Donnell, que escapó de Castlehaven el 6 enero 1602 y arribó a Coruña en el 14, donde fue recibido con todos los honores. Uno de los primeros actos de O'Donnell fue "ir visitar la Torre de Betanzos [faro de Coruña], desde donde, segun leyendas bárdicas, los hijos de Milesius salieron en la busqueda de la Isla del Destino [Irlanda]". Era el año 1602, casi tres siglos antes de que el Bardo gallego Eduardo Pondal diese justo homenaje al rey celta Breogán en el himno nacional gallego- y O'Donnell era llevado a visitar el lugar desde el que sus antepasados habian salido hacia el Éire. Junto a Coruña, Santiago de Compostela fue otro centro importante de acogida de irlandeses. En Santiago se fundó en el año 1603 el célebre "Colegio de Irlandeses", creado para educar a los hijos de los nobles emigrados a Galicia, entre ellos los descendientes del clan de los O'Sullivan. Conmemorando el 390 aniversario de la ayuda gallega al pueblo irlandés, en 1992 el mundialmente famoso compositor Bill Whelan, autor de Riverdance, estrenaba en Coruña la sinfonía From Kinsale to Corunna, con la apoteósica actuación de los mejores músicos tradicionales de Irlanda acompañados por el grupo gallego Milladoiro y por la Orquestra Sinfónica de Galicia. Igual que los irlandeses se acuerdan y reconocen la ayuda historica que recebieron de los gallegos en aquellos tiempos difíciles suyos, Galicia debe acordarse de aquellos cientos de gallegos que dieron su vida por la libertad irlandesa en Kinsale izando la bandera el día 14 Enero, fecha de la llegada del noble líder O'Donnell a su nuevo hogar, Galicia.

Junio 8 - Batalla de Ponte San Paio: Liberación de Galicia de la ocupación francesa, 1809:
Tropas escocesas  del regimiento "Black Watch" en la Batalla de Coruña, en  ElviñaEn el año 1808 el dictador francés Napoleón Bonaparte invadió los reinos de España y el reino de Portugal como parte de su ambiciosa estrategia militar de dominación total del continente Europeo. El Reino de Galicia no reconoció la ocupación militar francesa y creó un gobierno gallego con funciones administrativas, económicas, militares y diplomáticas propias: la Junta Suprema del Reino de Galicia. Durante un año, y con capital en Coruña, Galicia volvió a autogobernarse como un estado soberano. Las primeras medidas de la nueva autoridad gallega fueron de establecer relaciones diplomáticas internacionales con Gran Bretaña y Portugal, y de coordinar las acciones de defensa militar de Galicia. Rápidamente los británicos acudiron a ayudar a los gallegos enviando un contingente de 14.000 hombres comandados por el escocés John Moore. Británicos y gallegos se dispusieron a defender Coruña del ataque del ejército de Napoleón, que envió a Galicia a su mejor militar, el Mariscal Soult, 'Generalissimo de France'. John Moore murió en la Batalla de Coruña, en Elviña, el 16 enero 1809 junto a otros 8.000 soldados británicos, y la ciudad fue ocupada temporalmente por las tropas francesas. El general escocés fue enterrado en las murallas de la ciudad, donde Rosalía de Castro le dedicó el poema "Cuan lonxe, canto das escuras nebras, dos verdes pinos, das ferventes olas qu'o nacer viron!". Muerto Moore, el comando de las tropas británicas fue tomado por el irlandés Arthur Wellesley, Duque de Wellington, una de las más altas figuras militares del siglo XIX. Reorganizadas en seguida las fuerzas galaico-británicas, un destacamiento de unos 1.600 estudiantes gallegos -el Batallón Literario- salía de Santiago de Compostela marchando al compás del antiguo Himno de Galicia, tocado en la gaita en probable inspiración de los regimientos del general escocés Moore, que llevaban gaiteros con ellos en la Batalla de Coruña. El 8 Junio 1809 el ejército gallego, ayudado por tropas británicas e irlandesas, liberaba Galicia de la ocupación francesa en la Batalla de Ponte San Paio. El irlandés Wellesley, Duque de Wellington, hacía homenaje posterior a sus soldados gallegos con su famosa arenga: "Guerreros del mundo civilizado, aprended a serlo de los individuos del ejército que tengo la suerte de comandar… Españoles, dedicaros todos a imitar a los inimitables gallegos". El 8 Junio 1809, en Ponte San Paio, el Reino de Galicia era el primer reino europeo en liberarse de la ocupación francesa. Seis años más tarde, en 1815, foi el propio Duque de Wellington como comandante-en-jefe de las fuerzas aliadas el que finalmente terminaría el trabajo comenzado en Galicia, derrotando a Napoleón en Bélgica, en la Batalla de Waterloo.

Abril, 26 - Batalla de Cacheiras y los Mártires de la Libertad o de Carral, 1846:
Monumento a los Mártires de la Libertad del 26 Abril 1846 en CarralEl siglo XIX fue el siglo de la Galicia liberal y republicana. Años después de la coalición galaico-británica contra los franceses, en el año 1815 Juan Díaz Porlier constituyó un gobierno provisional gallego -Junta de Galicia- contra el rey absolutista Fernando VII. Cuando aquel rey español se hizo con el poder en Madrid, Porlier -entonces Presidente de la Junta- fue acusado de rebelión y fue ejecutado. Cinco años más tarde, en 1820, el Reino de Galicia se convertía en el principal apoyo a la Revolución Liberal del asturiano Rafael de Riego, y la nueva Constitución liberal era rápidamente aprobada en Coruña, Ferrol y Vigo. Tres años después, el ejército francés intervenía militarmente invadiendo España para derrocar al gobierno liberal e implantar al rey absolutista Fernando VII. Devuelta una vez más la monarquía a Madrid, los gallegos hicieron un tercer intento liberal y republicano durante la dictadura regente del General Narváez. La rebelión se iniciaba el 2 Abril 1846. Las primeras fuerzas militares gallegas en declararse no sujetas a la autoridad de la monarquía española eran los del Batallón de Lugo, comandados por el Coronel del Estado Mayor de la Capitanía General de Galicia, Miguel Solís. El resto de Galicia se sumó a la rebelión liberal durante los días siguientes. El día 15 Abril se contituía en Santiago la Junta Superior del Reino de Galicia, con Pío Rodríguez Terrazo como Presidente y con Antolín Faraldo como Secretario. La Junta del Reino de Galicia redactó un manifiesto programático de restitución de las libertades políticas gallegas y en contra del absolutismo español, que en aquel tiempo consideraba a Galicia como una colonia más entre sus posesiones. Madrid respondió a las demandas gallegas enviando un numeroso ejército con órdenes de aplastar la rebelión gallega. El ejército de la Junta del Reino de Galicia, comandado por Miguel Solís aunque inferior en efectivos, fue eventualmente derrotado en la Batalla de Cacheiras en el 23 Abril 1846. Parte de las tropas gallegas se reagruparon en Santiago de Compostela, donde lucharon contra el ejército español en las calles y en los edificios de la ciudad, atrincherándose finalmente en el monasterio de San Martiño Pinario, en un episodio que recuerda a la rebelión irlandesa del 29 Abril que se atrincheiró en la Post Office de Dublín. Sin vía de salida, las tropas gallegas acabaron por capitular ante las fuerzas españolas. Pero el ejército español, temiendo una sublevación general de la población, no se atrevió a dejar en Coruña ni en Santiago a los populares rebeldes capturados. Así, a escondidas, doce de los principais líderes y militares galleguistas fueron llevados el 26 Abril a Carral, lejos de las principales ciudades gallegas, para ser ejecutados por aquellas tropas españolas enviadas desde Madrid para aplastar las demandas legítimas de la Junta del Reino de Galicia. El Coronel Miguel Solís fue fusilado en la iglesia de Paleo, y el resto de los líderes gallegos fueron pasados por las armas en el bosque de Fraga do Rei. El párroco, que presenció el fusilamiento, escribió en la acta de difunción: "Espectáculo horroroso. Triste Memoria". Los cuerpos fueron enterrados en fosas sin nombre en la iglesia de Paleo. Años después, la Liga Galega da Cruña levantó un monumento en Carral en memoria a los Mártires de la Libertad. En el monumento figura el Santo Grial del Reino de Galicia y una inscripción dedicada "Aos Mártires da Liberdade mortos o 26 Abril 1846".


Volver a la Página Principal