» En Galego
» In English
» Português

EscociaBanderas históricas de Escocia

Contenidos en esta sección:
» Bandera nacional de Escocia
» Bandera histórica del Reino de Escocia

Visita también estas páginas:
» Banderas nacionales e históricas de los países celtas
» Banderas históricas y comarcales gallegas


Bandera nacional de Escocia Bandera nacional de Escocia

La bandera nacional de Escocia es una cruz blanca en forma de X sobre fondo azul. La cruz en forma de X recibe el nombre de Cruz de San Andrés, pues fue en ese tipo de cruz que San Andrés fue martirizado.

Según la tradición, la bandera escocesa de la Cruz de San Andrés tiene su origen en una batalla luchada hacia el siglo IX entre escoceses e ingleses, donde la intervención divina del Santo le dió la victoria a los escoceses.

Los ejemplares más antiguos conservados de la bandera de San Andrés son del siglo XVI, y fue en esta época que esta enseña se convirtió en la bandera nacional escocesa, pues históricamente la bandera del Reino de Escocia era el estandarte del León Rampante de los reyes escoceses de la dinastía jacobista.

El color azul del campo de la bandera nacional escocesa varió a través de los siglos, encontrándose una variedad de banderas escocesas antiguas con colores azules que van del azul claro hasta el azul marino.

Finalmente, en el año 2003 el Gobierno Escocés decidió estandarizar el color azul de la bandera nacional, oficializando un azul cobalto Pantone 300, que es el mismo tipo de azul que la bandera histórica del Reino de Galicia.


Orígenes comunes de las banderas escocesa y gallega

San Andrés, uno de los doce discípulos de Cristo, es el santo patrón de Escocia de la misma manera que Sant-Iago es el santo patrón de Galicia.

El santo patrón Sant-Iago es el segundo santo más popular en Escocia después de San Andrés. El nombre masculino más común en Escocia es James (Santiago) y la dinastía de monarcas escoceses de la Casa de los Stewart recibe el nombre de Jacobite (Jacobista), pues sus reyes se llamaban James (Santiago). Se encuentran también en Escocia muchas iglesias y lugares dedicados a Sant-Iago, el segundo santo más popular en Escocia.

Del mismo modo, San Andrés es el santo más popular en Galicia después de Sant-Iago. Más de 70 parroquias gallegas están dedicadas a San Andrés, y la peregrinación al santuario gallego de St André de Teixido es más antigua y más importante espiritualmente que la peregrinación a Santiago, pues como dice el refrán: "A Santo André de Teixido va de muerto quien no va de vivo".

Igualmente, la leyenda del origen de la bandera escocesa es idéntica a la leyenda gallega de la bandera de la Cruz de Santiago, ya que ambas tradiciones cuentan que las banderas aparecieron en el cielo para dar la victoria a las tropas escocesas y gallegas frente a sus enemigos.

Existe también una tradición folclórica y política común entre escoceses e gallegos al respecto de sus santos patrones. Las leyendas gallegas y escocesas cuentan respectivamente que ambos santos fueron enviados en barca al fin de la tierra, y que San Andrés dió fin a su viaje al llegar a la costa escocesa, mientras que Sant-Iago paró su barca en el finisterre gallego. Igual que en la ciudad de Santiago, la actual ciudad escocesa de St Andrews se desarrolló alrededor de la Catedral construída para albergar las reliquias del Santo, convertiéndose en un importante centro de peregrinación y en la capital ocasional del Reino escocés hasta la chegada de los cambios de la reforma religiosa protestante, quedando la capital finalmente en Edimburgo en el siglo XV.

La primera bandera gallega moderna: la bandera de la cruz gallega de San André y de la provincia marítima de Coruña, capital del Reino de Galicia entre los siglos XVI y XX.
La primera bandera gallega moderna: bandera de la cruz gallega de San Andrés y de la provincia naval de Coruña, capital del Reino de Galicia entre los siglos XVI e XX.
En Galicia, después de ser conquistada por Castilla en la llamada Doma y Castración del siglo XVI, la sede administrativa del Reino fue trasladada de Santiago de Compostela a Coruña, la más importante puerta histórica de comunicación gallega con las islas británicas y el resto de Europa.

En el siglo XVII los monarcas españoles empezaron a otorgar banderas a las llamadas Provincias Marítimas de sus reinos. Coruña, como capital administrativa del Reino de Galicia entre los siglos XVI y XX, se hizo con la cruz en aspas de San Andrés, del mismo modo que las banderas antiguas de Irlanda (Cruz en aspas de San Patricio) y de Escocia (Cruz en aspas de San Andrés). El color de la cruz gallega de San Andrés fue el color azul, que era el color histórico del Reino de Galicia.

La cruz gallega de San Andrés fue adoptada eventualmente como moderna bandera gallega desde mediados hacia finales del siglo XIX.

El el año 1891, el gobierno español modificó la cruz de San Andrés gallega para evitar confusiones con la bandera de la marina del imperio de Rusia, que también tenía como bandera una cruz diagonal azul sobre blanco. La modificación consistió en restarle a la cruz uno de sus dous brazos diagonales, resultando en el formato de la bandera gallega moderna.


Bandera histórica del Reino de EscociaBandera histórica del Reino de Escocia

La bandera del Reino de Escocia, también conocida como Lion Rampant es el estandarte histórico del rey escocés. La bandera consiste en un león rampante rojo con lengua y uñas azules, enmarcado en un doble cuadro floreado con flores de Lys, sobre un campo de bandera dorado.

El origen exacto de estas Armas es desconocido. El folclore atribuye el león rampante al Rey Fergus I, primer monarca gaélico de Escocia y descendiente de los monarcas gallegos de Brigantia, pero la teoría histórica comunmente aceptada es que este simbolo fue adoptado en el siglo XII durante el reinado de William I, conocido como William the Lion. El primer testimonio del león real escocés aparece en el sello real de Alexander II, hijo de William the Lion, en fecha de 1222.

La bandera del Reino de Escocia fue utilizada como bandera nacional escocesa hasta la Unión de las Coronas de Escocia e Inglaterra en 1603 y la posterior fundación del Reino Unido de Gran Bretaña en 1707, época en la cual la bandera de San Andrés empezó a ser utilizada como bandera nacional escocesa.

El Rey Santiago IV (James IV), portando la bandera del Reino 
                    de Escocia en 1503
El Rey Santiago IV (James IV), portando la bandera del Reino de Escocia en 1503
El noble Don Daualos, portando la bandera del Reino de Galicia 
                    en 1559
El noble Don Daualos, portando la bandera del Reino de Galicia en el año 1559
Al igual que le pasó a la enseña histórica del reino gallego, la enseña del reino escocés cayó primero en desuso tras la unión con Inglaterra, y luego en tiempos más recientes fue recuperada como segundo símbolo nacional del país. Actualmente el Lion Rampant es una bandera muy popular en Escocia, sobre todo en espectáculos de masas como eventos deportivos, folclóricos o mítines políticos. El León Rampante es también el símbolo de la Federación Escocesa de Fútbol y de otras federaciones deportivas escocesas.

Igualmente, del mismo modo que el histórico Santo Grial de Galicia fue recuperado e institucionalizado como símbolo de Estado por la Xunta de Galicia, el histórico León de Escocia está también institucionalizado como símbolo y estandarte del Jefe de Estado, honor que le corresponde a Su Majestad Elizabeth II como Reina del Reino Unido de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte.


La bandera del Reino de Escocia y la leyenda gaélica de Breogán

El León es un símbolo típico en la vexilología europea, frecuentemente presente en las armas de los monarcas medievales, como por ejemplo en los armoriales dos reyes de Inglaterra, Noruega, Finlandia, Países Bajos, Escocia, y en la antigua heráldica de los reyes de la Gallaecia.

La tradición popular escocesa sobre el origen de la bandera cuenta que el Lion Rampant era la antigua enseña armorial de los reyes de Caledonia desde el mítico Rey Fergus I, que reinó sobre o año 300 a.C, y que según las genealogías gaélicas escocesas procedía del Reino de Brigantia, en la Callaecia.

La leyenda del origen bergantiñán de la bandera de los reyes de Escocia pudo haber sido promovida por el rey Malcolm III en el siglo IX a partir de las tradiciones genealógicas orales gaélicas que se consideran descendientes del rey Breogán, en la Brigantia gallega. El hecho de que el león rampante sea un símbolo que aparece también en las armas de clanes irlandeses de origen brigantina ayudó a reforzar esta leyenda gaélico-escocesa.

La memoria del origen bergantiñán del pueblo gaélico estuvo muy presente en la historia da Escocia. Esta leyenda aparece mencionada en la primera y más importante historia medieval del Reino escocés (la Chronica Gentis Scotorum) así como en la célebre declaración de soberanía nacional de los nobles del Reino de Escocia (la Declaration of Arbroath), y también en las figuras de dos de los más respetados monarcas escoceses: El corazón del famoso rey escocés Robert de Bruce fue traído a la tierra de sus legendarios antepasados en peregrinación póstuma a Santiago de Compostela hacia el año 1335, y el pretendiente a rey Charles Edward Stewart de la dinastía jacobista visitó hacia el año 1740 la ciudad de Betanzos, antigua capital de Brigantia y reino de sus antepasados gaélicos.


Volver a la Página Principal